Acción artística e instrumentalización política

En mi búsqueda por encontrar diferentes maneras de inscribirme en el mundo del arte y encontrar circuitos otros que los museísticos y la white cube, me inscribí en un Master en Mediación Cultural, mas específicamente el Master en Arte y Responsabilidad Social de Lille 3, en Francia. En este master se busca la dicha “emancipación” kantiana a través del arte hacia ciertos grupos vulnerados por la historia y nuestra contemporaneidad. Fue así como caí en la asociación Ariana y su operación MIX’ART. Dicho programa, es un proyecto que se inserta en el sistema de educación nacional de Francia, y tiene por vocación de sensibilizar diferentes públicos de escuelas y otras instituciones, a la vida en sociedad a través del Street art y el comic de manera participativa. En mi paso por esta asociación como jefe de proyectos y artista acompañante, implementamos dicho proyecto en las cárceles para menores de este país : trabajé así con niños en las clases UPE2A (Unidad pedagógica para alumnos recién llegados y alófonos ), o sea, niños migrantes que no hablan francés (o muy poco). Estos dispositivos buscan pues, integrarlos a la vida “normal” de la escuela y enseñarles la lengua francesa. 

Las experiencias fueron diversas y muy significativas personalmente. De entrada, trabajar con menores en prisión en el país de Foucault, era entrar de lleno a estos circuitos panópticos y disciplinarios y entender sus modificaciones actuales. Cabe decir que de todas las cárceles donde trabajé solo vi dos cuya arquitectura panóptica descrita por Foucault era visible. Las nuevas cárceles están diseñas bajo el parámetro de una ágora, donde solo cuando los detenidos se trasladan o hacen actividades en la ágora son visibles por el personal administrativo. En fin, lo interesante en esta primera parte es el aspecto del trabajo artístico de estos dos públicos y cómo se apropiaron de las técnicas de manera colectiva. 

Y sí, el trabajo participativo, con cualquiera que fuera el publico con el que trabajara era muy intenso. En mi tesis de Maestría hablo de cómo estas intervenciones puntuales eran, para mi, desarrollar un espacio heterotópico, un espacio completamente yuxtapuesto a la escuela, cárcel o centro social. Este espacio era de consenso, creación y un escape a la rutina que los muros -donde estos proyectos se desarrollaban- imponen. En el caso de los niños migrantes, cuando se hacía un mural u obra en bastidor, en general estaban destinadas a ser expuestas en los lugares comunes de la escuela, teniendo así dos objetivos : 1) apropiación del espacio por parte de lo alumnos UPE2A. 2) Cambio en la mirada del resto de la población estudiantil hacia los alumnos extranjeros. 

Es muy difícil evaluar el efecto de estas obras y su impacto, y creo justamente que las expectativas deben ser bajas cuando se plantean proyectos de este tipo. Sin embargo, en ciertos momentos de cada proyecto había un estimulo para mí como artista, no solo por el trabajo en conjunto de toda una clase, sino por el trabajo individual. Pondré un ejemplo : 

En la clase UPE2A del Colegio Joliot Curie en Saint-Ouen, una de las niñas en la clase era de nacionalidad siria. Por su edad es fácil deducir que ella nació y creció en medio de la guerra. No hablaba francés, ni tampoco hablaba árabe con sus compañeros arabófonos, tenía una personalidad claramente tímida. El proyecto de esta clase fue simple: todos tenían que compartir algo de su cultura y su país y de ahí, construiríamos una obra mas grande con collage, aerosol y acrílico donde todos tienen su lugar. Les estudiantes nos presentaron objetos, comida, vestidos.. diferentes cosas propias de sus culturas, ella, sin embargo, tenia dificultad para comenzar a dibujar. Me percaté enseguida que esta niña, a pesar de no hablar el francés, sí entendía lo que se le estaba pidiendo. Estaba bloqueada simplemente. Repentinamente se puso a dibujar, resultado : un dibujo con colores negros y rojos, visualmente muy violento y con tumbas que llenaban gran parte de su dibujo. Me lo entregó y enseguida se puso a dibujar a su familia, con colores pasteles y un ambiente donde la alegría predominaba. 

El dibujo fue un momento catártico para ella, necesitaba expulsar y poder sacar todo eso que había vivido, que por la imposibilidad de hacerlo de manera oral, en este caso fue a través del arte. Estoy consciente que esos tres días de trabajo con ella no borraron ni cambiaron su historia, pero si después de esto ella pudo expresarse y comenzar a intercambiar palabras con sus compañeros y con su maestra, creo que aquí paso algo. El arte le permitió no solo hacer una introspección, le permitió también expulsar demonios e imágenes qué, queramos o no, son parte de ella. No negaré que al ver su dibujo tuve que contener el llanto, fue un momento muy importante para mi, y entendí que el trabajo artístico es esencial para la expresión y el desarrollo no solo de la infancia, creo que el arte puede ser eje para nuestros cuestionamientos existenciales y sociales. 

En el caso de las cárceles, puedo darles otro ejemplo que me inspira. La cárcel es el lugar donde nadie quisiera estar, y yo estaba allí, esperando a un grupo de menores que se inscribían a las actividades de MIX’ART para escapar de su rutina y salir un poco de sus celdas. Debo decir que fue el proyecto en el que mas trabajé en Francia, visité de esta manera 6 instituciones, y cada una durante una semana entera. Cada vez era distinto pero hubo un denominador : el consenso. Que fuera para hacer un mural participativamente, o bastidores en equipos, siempre llegaban a un acuerdo. Sus discusiones y sus diálogos se centraron principalmente en hacer una obra que los representara y en la que además, se implicaron genuinamente. El riesgo de estas actividades en estos espacios es que los participantes se aburren rápido. Pero verlos en una situaciones de concentración y comprometidos con su trabajo, sabiendo además que no iban a tener alguna remuneración económica por dicha obra era lo que importaba. De alguna manera esto les interesó y llevaban su proyecto hasta el fin. 

Tal vez lo tomaban como un juego, y si es así, creo que debemos repensar el juego, el adulto de hoy necesita jugar mas. 

Una sorpresa nos llevábamos, mi colega Anaïs Chatellier y yo, durante nuestra semana en la cárcel de Quiévrechain (norte de Francia) donde los participantes, al término de nuestros días de intervención, nos reunieron y nos dedicaron un slam, para agradecernos por haber estado con ellos y haberles dado la oportunidad de tomar un pincel y hacer unos cuadros de los cuales estaban orgullosos, pues no se sentían capaces de hacerlo. Y es que nuestras sociedades se han dedicado a hacerles pensar que no son capaces, nuestras sociedades no hacen mas que reducir y limitar sus habilidades a la vida delictiva. Fue aquí que me di cuenta que su historia penal y sus comportamientos delictivos son solo el resultado de todos estos procesos históricos que han marginalizado y empobrecido a gran parte de la comunidad. 

Cabe decir que el tema racial debe discutirse en este ámbito, porque la mayor parte de la población (por lo menos con las que trabajé), pertenecen a la juventud racializada en Francia : árabes, negros y rumanos. Si bien había casos de caucásicos, son claramente de personas empobrecidas y marginadas de los privilegios blancos. El tema del racismo en el ámbito penal (de todo el mundo) puede ser abordado mas profundamente, sin embargo, yo dejaré por el momento la pregunta abierta. 

Continúo. Esta experiencia no podía pasar desapercibida para mí ni para mi crecimiento personal, el hecho de que los jóvenes de la cárcel de Quiévrechain nos hayan dedicado un rap, me parece sumamente significativo y revelador. Ellos no son los malos. Pero tampoco me pondré maniqueo, justo uno de mis ejes de investigación es cuestionar los dualismos y contrarios judeocristianos, que a la academia le encanta replicar (y además cree que se ha separado de ellos –ja-). Estos chicos nos agradecieron, invirtieron su tiempo en la noche, en su celda, porque era importante para ellos decirnos que nuestra visita e intervención toco partes de su persona. Sin embargo, y a un año y medio de que dejé la asociación, (y por ende estas actividades artísticas), me permito retroceder dos pasos, o tres, para analizar otras problemáticas que proyectos de este tipo engendran o portan en sí mismos.

De la instrumentalización política 

Lo que diré a continuación no niega ni anula los logros, o aspectos importantes de estos proyectos hacia mi persona. Pero es necesario ver la otra cara de la moneda para entender los retos y las problemáticas de acciones que parecieron, en primer grado, tener repercusiones sociales mas bien positivas. 

Veamos, la asociación ARIANA esta insertada en el sistema de educación nacional francés, a fin de promover los “valores de la república”. ¿Qué quiere decir esto? Ni siquiera la presidenta de la asociación lo sabía. Pero se puede analizar muy bien. Este proyecto pretende entonces promover los valores escritos y dictados por el estado francés, llámense no solamente Libertad, Fraternidad y Solidaridad, sino toda la gama de valores que el humanismo escribió y de los cuales Occidente esta muy orgulloso. Tenemos que rebasar ese humanismo, no podemos pretender escribir los mismos valores que solo han sostenido un sistema de desigualdades. Atención aquí, no digo que el respeto no esté bien, pero en general, el respeto es unilateral. Las élites piden respeto de la parte de los movimientos disidentes, pero la élite respeta muy poco a la clase obrera, la élite ha provocado que mis ex-alumnos se encuentren en situación de cárcel o que otros hayan salido de sus países buscando vivir un poco mas en paz, y eso esta lejos de la noción de respeto que no se cansan de pregonar. 

Tenemos que cuestionar ese humanismo, tener que preguntarnos cómo esos discursos nos ha llevado a este punto en el que la dominación y la disciplina se agudizan, necesitamos cuestionar ese humanismo que además nos separó de la naturaleza, y que tal vez sigue manteniendo en pie todo aquello a lo que tenemos que hacerle frente. Aquí el lugar del arte es el gran problema ético, porque históricamente ha sido instrumentalizado. En américa latina no seriamos católicos sino fuera por el Renacimiento (que la colonia trajo), por ejemplo. Un Rothko o un Pollock que fueron instrumentalizados y financiados por la CIA durante la Guerra Fría para gritarle al mundo que el capitalismo es libertad, o el constructivismo ruso haciendo la propaganda del comunismo en esa misma época, el arte es poderoso y la historia muestra.

A mas de un año de no trabajar en estos proyectos, me doy cuenta y cuestiono aún mas cosas de ese mismo. No solo porque estuve mal pagado (a saber que solo tenia derecho a estar contratado medio tiempo) a pesar de que me hacia cargo de : gestionar proyectos, acompañar a los participantes y además de la comunicación de la asociación. A pesar de que estos proyectos me hacen falta para estar en contacto con otras realidades, me di cuenta que se trataba de un dispositivo de instrumentalización del saber artístico. Estar bajo un discurso, sobretodo alienante, no lo podía ver sino era desde esta perspectiva, porque el humanismo nos hace pensar que realizar dichas actividades pueden ser el acto del buen samaritano y eso, le hace mucho bien al ego : lo hace crecer dos centímetros mas.

Es necesario también reflexionar sobre el rol del Street art, cuyo slogan en el mercado del arte es “disruptivo, disidente y vándalo”, cuando en realidad es todo lo contrario. Basta que Banksy haga un mural en tu barrio para que este mismo se gentrifìque, o peor aún : que lo haga en tu edificio, no querrás ver como la renta aumentará drásticamente. El capitalismo encontrará siempre la forma para utilizar todo a su favor, desde la desgracia hasta la acción del buen artista samaritano comprometido con su territorio. 

Claro, Banksy es el nombre mas conocido del Street art, pero no hace falta un gran nombre pues la tendencia es clara, además de que hay mucho que cuestionar sobre las practicas de proyectos de embellecimiento de barrios y sobre las practicas de artistas como Banksy. El País, una diario español cuenta una anécdota que, al parecer, Banksy compartió en su sitio internet cuando este estaba haciendo una pinta en el muro que separa Palestina e Israel. En esta anécdota Banksy cuenta cómo un anciano se le acercó para decirle que “sus pinturas embellecían el muro. Banksy le agradeció, pero el hombre replicó: ‘No queremos que sea bonito. Odiamos este muro. Váyase a casa’ “.

Lo que Banksy consideraba un acto de rebeldía, terminaba por revindicar y fortalecer la presencia de un muro de la vergüenza.

Por otro lado, uno de los aspectos que se puede criticar, ya por encima de un proyecto como mix’art, es la generalidad de la estructura de una asociación y el concepto de la Economía Social y Solidaria. Ya mencioné que en la asociación ARIANA me encontré sobrecargado de trabajo, el cuál no se reflejaba en mi salario : exacto, la explotación. El problema que encuentran, o que desarrollan mas bien estructuras que se dicen socialmente comprometidas es eso, tomar el compromiso de las personas que se implican a redoblar el esfuerzo de trabajo. Dirán ustedes si, pero estas estructuras no pueden condensar riqueza ni crear actividades lucrativas, y tienen razón. Pero lo que sí pueden hacer estas estructuras es bajar dinero de concursos, convocatorias (del Estado y del sector privado) y subvenciones para generar riqueza a la persona al mando de la estructura. Tal vez no son millones, pero lo suficiente para que los empleados estén mal pagados y la persona en jefe viva sin problemas (menos que sus empleados). 

Ahora bien, no debe tomarse por general esta situación, no dudo que existan estructuras que realmente piensan y actúan bajo paradigmas sociales, esta crítica no debería opacarles, sin embargo, como artista, no podré negar la parte frustrante que esto implicó en mi persona. El arte para mi ha sido un medio de entender el mundo, mas no de dominarlo, tener el sentimiento de haber sido instrumentalizado me da entonces el poder cuestionar diferentemente dónde ir y dónde no, cómo crear, para quién y en qué contexto. Tal vez mañana los lugares, mis maneras y estas cuestiones cambien, y está bien, porque sin cambios solo nos estancamos, y es por eso que debemos repensar los valores que escriben al humanismo y a nuestras practicas artísticas : han caducado. 
Queda claro que cuando el arte se adhiere a una ideología o a un statement del Estado (o a veces del sector privado) se vuelve mera propaganda. Sin embargo, lo qué pasó con la niña siria o los grupos en las cárceles, el arte sobrepasó a la ideología, sobrepasó al cuerpo mismo, a sus historias de vida y a la moral que las construye, sobrepasó al espacio donde se encontraban.

  • 1 Término que designa el espacio expositivo, generalmente blanco (como el de una galería) donde se suprime todo contexto para la obra de arte mostrada. La White cube es objeto de estudio y de discusiones en el seno del arte contemporáneo. 
  • 2 Ver texto de Immanuel Kant Was ist Aufklärung.
  • 3 A la manera de una plaza pública.
  • 4 Del concepto de Heterotopía presentado por el filósofo francés Michel Foucault en su clase De los espacios otros (Des espaces autres), en el Collège de France, 1967.
  • 5 Comuna que se encuentra al norte de Paris, en el departamento de la Seine-Saint-Denis donde hay movimientos importantes de migración sobretodo de Magreb y África Subsahariana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: